Compartir

El lenguaraz, todo un experto en el difícil arte de la comunicación

 


El lenguaraz no solo era intérprete. Crédito: E. Marenco. Fuente: La Nación.

Emiliano Tagle, La Nación — «El lenguaraz fue un partícipe necesario en la comunicación con los indios; muchas veces poco reconocido. La Academia Argentina de Letras en su registro del habla de los argentinos dice: “Lenguaraz: rango de quien oficiaba de intérprete en los parlamentos o reuniones, entre indios y criollos”.

Lucio V. Mansilla en Una excursión a los indios ranqueles define al lenguaraz como un intérprete secretario, y que su trabajo es ímprobo en el parlamento más insignificante, que necesita tener una gran memoria, una garganta de privilegio y muchísima calma y paciencia.

Afirma Mansilla “Ser lenguaraz, es un arte difícil; porque los indios carecen de los equivalentes de ciertas expresiones nuestras. El lenguaraz no puede traducir literalmente, tiene que hacerlo libremente y para hacerlo como es debido ha de ser muy penetrante. Por ejemplo, esta frase: ´Si usted tiene conciencia debe tener honor´, no puede ser vertida literalmente porque las ideas morales que implican conciencia y honor no las tienen los indios. Un buen lenguaraz, según me ha explicado Francisco Mora, diría: "Si usted tiene corazón, ha de tener palabra, o si usted es bueno no me ha de engañar”. Con relación a su lenguaraz, Mora decía que era mestizo, de regular estatura, astuto, resuelto y rumbeador, que no se perdía y si vacilaba, se apeaba, arrancaba un puñado de pasto, lo probaba y sabía dónde estaba, conocía los vientos por el olor, y cara y lugar que veía una vez no las olvidaba jamás.

El lenguaraz, por lo general, no era solamente intérprete, ya que también podía cumplir el rol de baqueano, rastreador y hasta de chasque. En este último caso Juan Santibañez, lenguaraz del coronel Pedro Andrés García, en abril de 1822, partió desde Lobos urgente a Buenos Aires llevando al gobernador un oficio en el cual, sobre su lenguaraz, escribió García: “merece se digne V.E. atenderlo por ahora con un vestuario con que cubrir su desnudez, pues va con ropa prestada, y lo demás que se estime conveniente” […]».

Seguir leyendo el artículo en La Nación.

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600