Compartir

Los argentinos que triunfan con una librería museo en Madrid

 


El Centro de Arte Moderno está en la calle Galileo de Madrid,
la fundaron los argentinos Claudio Pérez Míguez y Raúl Manrique Girón.
Crédito: Gentileza Centro de Arte Moderno

Gabriela Origlia, La Nación — «Los 17 años que cumple el Centro de Arte Moderno de Madrid lo encuentran consolidado. Pasaron la pandemia, el aislamiento español y volvieron al ruedo con energía. El nombre, muy español, es el de la librería, galería y Museo del Escritor que fundaron los argentinos Claudio Pérez Míguez y Raúl Manrique Girón. La primera experiencia la hicieron en Quilmes (Buenos Aires) donde también tuvieron logros importantes hasta que la crisis de 2002 y circunstancias personales los llevaron a radicarse afuera.

Llegados a Madrid, tenían claro que una librería con foco en la literatura argentina y latinoamericana “no tenía mucho sentido ni era original”; el concepto al que apuntaron fue a un “centro global”. Pérez Míguez admite a La Nación que fueron “tanteando”. En el segmento de los libros se concentran en primeras ediciones de autores latinoamericanos y exiliados españoles en la Argentina, ellos mismos editan la colección “Los opúsculos del Museo”.

Como en el 2000 habían hecho contactos con museos e instituciones españolas, buscaron estructurar el proyecto de una manera “que se pudiera sustentar”. Cuentan que hay meses que los ingresos más importantes vienen de un lado y otros, de otro. “Nos gusta la actividad cultural; nos llaman a curar muestras, llevamos parte del museo a otras ciudades”, comenta Pérez Míguez.


El Museo del Escritor que funciona en la librería es único en su tipo.
Crédito: Gentileza Centro de Arte Moderno

[…] El Museo del Escritor creado por los argentinos es único en su tipo; nació hace poco más de ocho años y fue expandiéndose. “No sabíamos si iba a funcionar —afirma Pérez Míguez—. Teníamos cosas que nos había regalado Borges; éramos amigos de Aurora Bernárdez y por ella teníamos material de Cortázar; también de Piglia y de Onetti. Cuando las expusimos entramos en razón de que el espacio era original, que estaba dedicado a la memoria personal de los escritores”.

La historia de Pérez Míguez con Borges es un capítulo aparte. Él tenía 15 años, en 1982, cuando buscó el número del escritor en la guía y le pidió verlo para una tarea escolar; lo recibió, conversaron y al poco tiempo fue a inaugurar un taller literario en la escuela. Siguieron frecuentándose […]».

Leer el artículo completo en La Nación.

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600