Compartir

HACE SETENTA AÑOS
El diccionario que María Moliner escribió en hojitas
y con los nietos alrededor

 

maría moliner

Patricia Suárez, Clarín — «Hace setenta años, una bibliotecaria de oficio que estaba en la edad madura, decidió emprender una aventura que conmocionaría nuestra lengua. Se trata de María Juana Moliner, la autora del más célebre diccionario español, al que llamamos “el María Moliner”.

Una escritora puede imaginar ver su nombre en la tapa de los libros que escriba, novelas, poemarios, lo que sea, pero difícilmente un escritor, y todavía más una escritora, imagine ver alguna vez su nombre propio unido a un diccionario, el libro de los libros.

Salió en 1966, en dos tomos, cuenta con 1750 entradas y 190 mil definiciones. Lo publicó originalmente su amigo, el poeta Dámaso Alonso, por la editorial Gredos. Miguel Delibes y Francisco Umbral se entusiasmaron con ese diccionario y Gabriel García Márquez opinó sobre él: “es el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana. Dos veces más largo que el de la RAE, y a mi juicio, dos veces mejor”.

María Moliner nació con el siglo XX, en Zaragoza, España; era hija de Enrique Moliner, médico rural, y siendo niña, él tomó un barco a la Argentina y ya no lo volvió a ver más. El abandono del padre se le hizo un hueso duro de roer a la familia, pero pudieron sostenerse económicamente y María cursó la licenciatura de Filosofía e Historia y en 1922 entró a formar parte del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos y trabajó en el Archivo de Simancas.

[…] La cosa empezó mientras trabajaba en la biblioteca: escribir un diccionario único, que reflejara el estilo y la forma de hablar de la calle, de los medios, que ayudara a la gente a entenderse de una manera sencilla. Hay quien dice que la idea de hacer un diccionario nació de la desilusión que tuvo ante el puesto al que la mandó el Generalísimo. Como sea, su hijo le acababa de traer de París el Learner´s Dictionary y se inspiró en él. Pensó que la construcción del diccionario iba a demandarle seis meses; pero le llevó quince años. Trabajaba diez horas diarias, escribía en hojitas, en fichas, en lápiz y a mano, y después lo pasaba en su máquina de escribir Olivetti […]».

Leer el artículo de Clarín.

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600