Compartir

Ni masculino ni femenino:
se anotan cada vez más bebés con nombres sin género

 


Penélope Canonico, Clarín — «Sin género, neutros, unisex. Novedosos y ajenos a cualquier clase de etiqueta. En este devenir y apertura de expresiones, gana terreno la moda de inscribir a los recién nacidos con nombres que pueden denominar a personas de sexos diferentes y construyen su propia tradición cultural. Muchos padres eligen esta alternativa. ¿Es una tendencia que va en aumento?

Entre mayo y julio de 2020 se registraron 1.467 nacimientos en la ciudad de Buenos Aires y en todo 2019 fueron cerca de 3.725, según informan desde el Ministerio de Gobierno porteño, a cargo del Registro Civil y de Capacidad de las Personas. Algunos de los más repetidos fueron Alex (derivado de Alejandro o Alejandra), Noa o Noah, Miel, Andes y Mats. Las estadísticas reflejaron también el uso de nombres inéditos como Hefesto, Shakty, Zia, Yui o Kou.

“Los nombres gozan de una larga tradición y se eligen por distintas razones. Es importante determinar cuál fue la motivación y qué lectura hacen de la identidad los padres a la hora de elegirlos. La búsqueda puede ser por la etimología, en personas interesadas en un concepto determinado y con acceso para conocerlo”, reflexiona Santiago Kalinowski, lingüista y lexicógrafo, director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras.

[…] El uso de la lengua depende de los hablantes. “Los nombres significan cosas porque la gente los vincula con valores que consideran deseables para el hombre o la mujer, según el rol social que ocupe”, señala Kalinowski. Por ejemplo, Melibea se asocia con la dulzura y por eso, tradicionalmente se lo tomó como un nombre femenino. Sin embargo, el especialista advierte que pueden generarse desplazamientos culturales interesantes que relacionen a la dulzura con la esfera masculina.

“No existe nada en el género del término que predetermine su uso como masculino o femenino. Dolores es una palabra masculina aplicada a mujeres”, insiste Kalinowski. La ley del nombre ya no es restrictiva. Mats es común en inglés, pero en el español resulta novedoso.

Es que el fenómeno es muy reciente en el tiempo como para saber la forma en que evolucionará. “El modo en que se desenvuelva la asignación y el propio uso del nombre van a definir con cuál de los dos sexos se terminará identificando. Si Miel se elige para llamar a 10 niñas y a un niño, se va a transformar en un nombre femenino; aunque puede presentarse también un escenario intermedio”, analiza Kalinowski […]».

Leer el artículo en Clarín.

  • Santiago Kalinowski en Radio Metro sobre el lenguaje inclusivo
    ¿Es correcto llamarlo “lenguaje inclusivo”? ¿Cuánta gente lo usa, dónde y cuándo? ¿Cómo surgió, qué significa, quiénes impulsan su uso? ¿Qué reclaman quienes lo rechazan? Sobre todo esto dialogaron Karina Galperín, licenciada en Letras y en Ciencia Política, y Santiago Kalinowski, lingüista, lexicógrafo y director del DILyF de la AAL, en el programa Basta de Radio Metro, conducido por Matías Martin.
 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600