Compartir

Francisco Luis Bernárdez: el poeta católico

 

francisco luis bernárdez

Daniel Gigena, Perfil — «Hace ciento veinte años, en la ciudad de Buenos Aires nacía Francisco Luis Bernárdez [quien fuera académico de número de la AAL], el poeta que ayudó a renovar la literatura argentina en las primeras décadas del siglo XX y que luego cultivó la alianza entre escritura y fe católica. En 1920, Bernárdez viajó a la tierra de sus padres españoles, donde vivió cuatro años y conoció en persona a los poetas modernistas, entre ellos a los hermanos Machado (Antonio y Manuel), Tomás Morales y Juan Ramón Jiménez. Además de trabajar como periodista, publicó sus tres primeros libros bajo la influencia de los principios vanguardistas: Orto (1922), Bazar (1922) y Kindergarten (1924). Tiempo después, a la hora de un balance personal, los consideraría prescindibles.

De regreso a la Argentina, integró el grupo Martín Fierro, colaboró en las revistas Martín Fierro y Proa en las Letras y en las Artes y trabó amistad con Jorge Luis Borges al que, años después y como secretario de la Biblioteca Miguel Cané, haría ingresar en la función pública con el cargo de auxiliar catalogador. En 1925 publicó Alcántara, y desde entonces fue considerado uno de los autores más representativos de la “nueva poesía” en el país. Hacia fines de la década de 1920, cuando el auge de la vanguardia había quedado atrás, Bernárdez y otros autores como Leopoldo Marechal, Ricardo Molinari y Ernesto Palacio se acercaron al grupo de intelectuales de los Cursos de Cultura Católica y, luego, a Convivio, espacio de encuentro de artistas de vanguardia y católicos al que concurrieron, entre otros, Ignacio Anzoátegui, Borges y Norah Lange, Pedro Figari y Xul Solar, Rafael Jijena Sánchez y Jacobo Fijman. En 1929, con Marechal, fundó y dirigió el único número de la revista Libra, que se puede consultar online en el Archivo Histórico de Revistas Argentinas (www.ahira.com.ar).

[…] El poeta era el hermano mayor de la traductora Aurora Bernárdez, primera esposa y luego albacea de Julio Cortázar. “Con ella representó brillantemente la faceta artística e intelectual de la inmigración galaica, tan importante como poco visible bajo el lastre de los estereotipos. Volvió con originalidad al soneto y también creó una métrica particular: el verso de veintidós sílabas en el que escribió La ciudad sin Laura, quizás el más difundido de sus poemarios. Amor humano, amor místico, gravedad y profunda transparencia marcan los temas y los tonos de su poesía”, agrega la autora de Todos éramos hijos. Con el auspicio de la Conselleria Cultural de la Xunta de Galicia, la Diputación de Orense, la Real Academia Galega y la Academia Argentina de Letras, entre otras instituciones, se presentó en 2015 el volumen Francisco Luis Bernárdez: Poeta de fe, leal a Galicia, al cuidado de Luis González Tosar, poeta y presidente del Centro PEN Galicia [y académico correspondiente de la AAL].

[…] En 1944, Bernárdez fue designado director general de Cultura Intelectual en una flamante Subsecretaría Nacional de Cultura y entre 1944 y 1950 se desempeñó como director general de las bibliotecas públicas de la ciudad de Buenos Aires. En 1945, por El ruiseñor, recibió el Premio Nacional de Literatura y cinco años después, en 1950, ingresó a la Academia Argentina de Letras como académico de número […]».

Leer el artículo completo publicado en Perfil el lunes 5 de octubre, día en que se cumplió el 120 aniversario del nacimiento de Francisco Luis Bernárdez.

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600