Compartir

Lenguaje inclusivo: Twitter revela cuánto y cómo lo usamos los argentinos

 

lenguaje inclusivo
El lenguaje inclusivo, vector de reclamos. Foto Cecilia Profético.

Paula Conde, Clarín — «Tod@s lxs chicos/-as son amigues. Exceptuando el verbo, estas son las cuatro palabras —todos, los, chicos, amigos— que más se usan de lenguaje inclusivo, aunque no las únicas. Y, además, esas son, en mayor o menor medida, las formas inclusivas en que se las usa: con arroba, con equis, con barra, con “e” o desdoblando las palabras (ejemplo: todos y todas).

Así se desprende de un estudio del Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, dirigido por los investigadores Santiago Kalinowski [director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la AAL] y Agustín Gravano, en base a un relevamiento sobre el uso de este lenguaje en Twitter Argentina, entre 2007 y 2020.

Más de 128 millones de tuits, generados por más de 56 mil usuarios y más de 1.000 millones de palabras, obtenidos durante un período de 13 años, pero con mayor representación en los últimos nueve, permitieron a los especialistas sacar algunas conclusiones sobre el uso del lenguaje inclusivo. Y esto es: un promedio de 225 palabras emitidas en alguna forma de inclusivo por cada millón de términos que circulan en Twitter Argentina, para las 23 provincias del país, sobre todo, entre 2011 y los primeros dos meses de 2020.

225: un número considerable, un número que no es irrisorio o inexistente, y que permitiría por ejemplo, dice Kalinowski, fundamentar la entrada de palabras a un diccionario, si ese fuera el caso. 225 es, además, el promedio en que figuran otras formas del lenguaje como el infinitivo pasivo (ejemplo: haber ido) o el potencial compuesto (ejemplo: habría ido). Claro que si se lo compara con el uso del masculino genérico, el porcentaje de aparición del inclusivo es bajo: en 2019, por tomar un año, del total de tuits analizados (con un promedio de ocho palabras), el 99,65% no estaba intervenido por formas de inclusión y sí lo estaba el restante 0,35%.

santiago kalinowski
El lingüista Santiago Kalinowski. Foto Lucía Merle.

Una primera observación, detalla Kalinowski, miembro de la Academia Argentina de Letras pero que habla a título personal y como investigador, es que la frecuencia de uso de palabras en lenguaje inclusivo coincide con eventos de la agenda política y social del país: hubo un pico en 2012 cuando se sancionó la Ley de Identidad de Género y hasta se triplicó en 2018, cuando se trató el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. “Lo que se muestra es la fuerte vinculación del inclusivo con una necesidad o interés de lograr un cambio social y político”, dice como primera lectura.

[…] “Esto habla de que no es un fenómeno gramatical, sino lexical: los hablantes incorporaron esencialmente cuatro palabras para usar en sus discursos, con alguna de las fórmulas de inclusión que aparecieron en los últimos años. Es algo que hacemos todo el tiempo: aparecen palabras como el VAR en el fútbol y las sumamos, en cambio, otras las dejamos de lado”, explica Kalinowski y agrega más especificaciones: “No es un fenómeno de la mitad de la población ni mucho menos, sino que es un fenómeno reducido a ciertas minorías” […]».

Leer el artículo completo de Clarín.

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600