Compartir

NUESTRAS PRIMICIAS

«Taquicardia», «Diabetes», «Pandemia 2020» y «Felicidad»,
por Antonio Requeni

 

El académico de número y poeta Antonio Requeni da inicio a «Nuestras primicias», nueva sección del Boletín Informativo Digital en la que compartiremos poemas o escritos en prosa de nuestros académicos creadores, especialmente escritos para ser difundidos aquí.

A continuación, los cuatro poemas de Antonio Requeni.

antonio requeni


TAQUICARDIA

Mi corazón tiene el tamaño de la Plaza de San Pedro.
Hay noches en que apura sus latidos
como si no alcanzara la avidez del tiempo
para poder amar a todo el mundo.
Tiene prisa, se agita, escucho golpes
de un timbal en el pecho como en una
grandiosa sinfonía de Beethoven.
Amar, amar, amar; se desespera.
Pero viene el doctor con sus pastillas
(tomar una por vez cada seis horas)
y el corazón entonces se apacigua.
No es bueno tanto amor acelerado.


DIABETES

Cuánta dulzura hay en mi sangre, cuántos
dulces versos de amor escribiría
si no tuviera que alternar mis sueños
con ensaladas, carne y vegetales.
Nada de arroz, nada de harinas, nada
de chocolate, cremas, galletitas.
Con crueldad cariñosa me los prohíbe
la doctora Szyskowsky. Qué tristeza
para mi sensibilidad glicosilada.
Mas no estoy triste, no podrán quitarme
la vocación de canto y alegría.
Estoy lleno de amor y de dulzura.


PANDEMIA 2020

Hoy es lunes, mañana será martes,
vendrán luego los miércoles y jueves,
después los viernes, sábados, domingos;
días iguales a los otros días,
pero con miedo y con olor a muerte.
¿Qué hacer? ¿Qué hacer? Todo parece extraño.
¿Quién podría venir a liberarnos
de este lento y tedioso cautiverio?
Como Cervantes en Argel soñando,
tras el rescate, con su Don Quijote;
como Bocaccio urdiendo con amigos
pícaros cuentos, lejos de la peste.
Siempre nos salva la literatura.


FELICIDAD

Tratar de ser felices a pesar
de los días nublados, las pandemias,
los políticos y sindicalistas.
Tratar de conservar siquiera un poco
de aquellos días juveniles cuando
las chicas eran púdicas y hermosas
—ninguna tenía más de veinte años—,
y nos ilusionábamos al creer
que nuestro amor podía ser eterno.
Tratar de ser felices como niños,
sin motivo, tal vez, o para serlo,
nadar, correr, andar en bicicleta,
emocionarse viendo una película,
pasar un día de campo, contemplar
el dibujo en el cielo de las nubes,
morder una manzana y aspirar
fragancias de azahar y de jazmines,
flotar con los violines de Vivaldi
o en los mágicos versos de un poema.
Tratar de ser felices pese a todo,
para siempre o solo por un rato.

Antonio Requeni

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600