Compartir

Se presentó oficialmente la nueva Academia Nacional del Judeoespañol

 

El miércoles 9 de diciembre tuvo lugar en la ciudad de Jerusalén la presentación de la Academia Nacional del Judeoespañol (Ladino). Se trata del primer evento público en Israel de la institución, que nace con el objetivo de proteger el legado sefardí y el judeoespañol, una variante de la lengua española de la que se calcula que hay 500 000 hablantes en el mundo, 300 000 residentes en Israel.

El acto, conducido por el embajador de España en Israel, Manuel Gómez-Acebo, contó con la presencia de la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya. El presidente de Israel, Reuven Rivlin, intervino en la presentación con un mensaje de felicitación por la constitución de la Academia Nacional del Judeoespañol, en el que quiso subrayar la importancia de preservar la herencia lingüística judeoespañola.

Asimismo, participaron en el acto virtual el ministro de cultura israelí, Hili Tropper; el director de la Real Academia Española (RAE) y presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), Santiago Muñoz Machado; el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, y la presidenta de la Academia Nacional del Ladino, Ora R. Schwarzwald.

Leer la noticia en la página de la RAE.

ladino


La Academia

La constitución de la Academia Nacional del Judeoespañol, como institución correspondiente de la RAE, había sido aprobada por el gobierno del Estado de Israel en diciembre de 2018 —gracias a las gestiones de la Autoridad Nacional del Ladino de Israel— y por el pleno de la RAE en octubre de 2019.

En enero de 2020 tuvo lugar la primera asamblea plenaria de los 22 académicos de la institución, que eligieron como presidenta a la profesora emérita Ora R. Schwarzwald.

La Academia Nacional del Judeoespañol en Israel ya puede solicitar la entrada en la ASALE, a las que pertenecen la Academia Argentina de Letras y las, por ahora, 23 academias de los países hispanohablantes. De concretarse, a partir de ese momento la Academia Nacional del Judeoespañol se convertiría en la academia “hermana” número 24 junto a las existentes en España (RAE), América (incluida nuestra Academia Argentina de Letras), Filipinas y Guinea Ecuatorial, la última incorporada en 2016. De esta forma, había declarado a principios de 2019 el por entonces director de la RAE Darío Villanueva, «la ASALE podrá considerarse perfecta y cerrada, ya que cubrirá, con sus veinticuatro corporaciones, todo el espectro de la hispanidad».

Entre las cuestiones a las que se enfrentará la recién creada institución destaca la de preservar y revitalizar una lengua prácticamente en peligro de extinción. En Israel la hablan unas 300.000 personas, a las que hay que sumar otras 200.000 repartidas por diferentes países del mundo, entre ellos España, Turquía, Grecia y Marruecos.


El ladino

El judeoespañol es el idioma que hablan los descendientes de los judíos expulsados de España en 1492 por los Reyes Católicos y que desde entonces han utilizado los exiliados, conocidos como sefardíes. Estos fueron sumando, en todo país donde se asentaron, las peculiaridades de cada cultura e idioma: francés, italiano, griego, turco y, por supuesto, el hebreo.

Desde el año 2013, las comunidades sefardíes del mundo celebran, en cercanía a la fiesta de Janucá, el día de su lengua madre, es decir del ladino, también conocido como judeoespañol o sefardí. El ladino es una variedad dialectal del español que hablan los sefardíes, descendientes de los judíos expulsados de la península ibérica a finales del siglo XV. El Diccionario de la lengua española lo define como «lengua religiosa de los sefardíes, que es calco de la sintaxis y del vocabulario de los textos bíblicos hebreos y se escribe con letras latinas o con caracteres rasíes. Se caracteriza por conservar muchos rasgos del castellano anterior al siglo XVI».

Esta lengua se conformó —luego de la expulsión de la península ibérica en 1492 por los Reyes Católicos— en los territorios de acogida, el joven Imperio Otomano y Marruecos principalmente. En su construcción confluyeron léxico, sintaxis, fonética y otros rasgos gramaticales del hebreo, del español y de las lenguas de los países o regiones donde estos judíos expulsados se asentaron, en especial el griego o el turco.

Esta lengua de comunicación plena entre los sefardíes conoció el esplendor entre el 1600 y mediados del siglo XVIII. Hoy es hablada por miles de descendientes de aquellos judíos que se vieron obligados a abandonar los reinos cristianos peninsulares a fines del siglo XV. Se habla principalmente en Israel, Asia Menor, Turquía, Francia, Estados Unidos, el norte de África, los Balcanes y la Argentina.

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600