Compartir

Por qué a los latinoamericanos nos conviene decir
que hablamos español y no castellano

 


Hace días se presentó una nueva edición del Diccionario de la lengua española en la sede de la RAE, en Madrid. Este diccionario se llamó, hasta 1925, Diccionario de la lengua castellana.

Paula Conde, Clarín — «¿Podría en Argentina suceder algo similar a lo de España, que acaba de dar media sanción a una reforma de una Ley de Educación que elimina el castellano como “lengua vehicular para la enseñanza” y habilita las lenguas regionales (catalán, vasco, etc.) para aprender en los colegios? ¿Podría Argentina tener más de una lengua oficial como Paraguay (que es bilingüe), Bolivia (con 37 idiomas oficiales) o México (con 68 lenguas nacionales)? ¿Por qué a los latinoamericanos nos conviene decir que hablamos español y no que hablamos castellano?

Español y castellano son los dos nombres que hay para la lengua que hablamos todos, aclara a Clarín, de entrada, el lingüista y docente Santiago Kalinowski [director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la AAL], pero que habla a título personal. “Cierta progresía de Argentina piensa que si decís castellano, tocás el cielo con las manos, como que está siendo antiimperialista y estás defendiendo al pueblo. Decirle castellano a la lengua española tiene un efecto adverso muy importante que es que si insistimos con decirle castellano, internacionalmente, se asocia el nombre español con el país España y eso es algo que tenemos que evitar a toda costa, porque la realidad es que la lengua no tiene que estar asociada con un país”. Podría pasarle lo mismo al inglés: podría quedar asociado únicamente a Inglaterra. Y no.

“Desde el punto de vista político, lo más radical, lo más correcto es llamarle a todo español. Si hay un hablante de español en el litoral que dice 'gurí', esa palabra viene del guaraní, cuando pasa del guaraní a su léxico de hablante español se convierte en una palabra en español. Como gesto político no hay nada más potente que eso, porque sobre la base de decirle español a todo es que se corta la asociación prioritaria que tiene la lengua con un país. Y el imperialismo es eso: el imperialismo lingüístico es asociar prioritariamente una lengua con uno solo de los 23 países que tienen el español como lengua oficial”, sostiene.

E insiste: “La realidad es que decirle castellano es entregarle la pelota picando para que ellos hagan el gol. Es allanarles el camino para todos los sectores que dentro de España quieren que exista una asociación entre la lengua española y un país prioritario. Para esos sectores que nosotros digamos castellano les viene bárbaro, los estamos ayudando. Nos estamos plegando a su proyecto de imperialismo lingüístico” […]».

Seguir leyendo la nota en Clarín.

 


ÍNDICE DE NOTICIAS DE ESTE NÚMERO


T. Sánchez de Bustamante 2663
C1425DVA - Buenos Aires
Argentina
Tel.: (011) 4802-7509 int. 5
boletindigital@aal.edu.ar
http://www.aal.edu.ar
Atención y venta de publicaciones: www.aal.edu.ar/shop2013/

   

Para suscribirse al BID, haga clic aquí

Periodicidad del BID: mensual
ISSN 2250-8600